EVALUACIÓN AGRONÓMICA DE UN NUEVO SISTEMA DE RIEGO POR GOTEO SUBTERRÁNEO EN UN CULTIVO DE OLIVAR ECOLÓGICO DE LOS AUTORES

Uno de los principios básicos de la agricultura ecológica es preservar los elementos del medio natural. En las zonas áridas, la escasez de recursos hídricos representa un grave problema, que limita el desarrollo de cualquier actividad agrícola. En estas circunstancias, conviene utilizar el sistema de riego más eficiente, que permita conseguir la máxima producción con el mínimo gasto de agua. Actualmente, el riego subterráneo parece el método más adecuado, ya que disminuye las pérdidas por evaporación directa desde el bulbo húmedo y localiza el agua y los nutrientes en la zona donde la absorción radical es más activa. Sin embargo, su desarrollo se ve limitado por diversos problemas, como son la obturación de los emisores, ocasionada por la intrusión de las raíces y la dificultad de detección de fugas.

Recientemente, se ha desarrollado un nuevo método de riego subterráneo (en adelante sistema RA), que aprovecha la múltiples ventajas del sistema de riego subterráneo, evitando gran parte de sus inconvenientes. Este sistema consiste en instalar la red de distribución de agua y los goteros en superficie, como si se tratase de un sistema de riego localizado superficial, e introducir la descarga de los goteros en profundidad, a través de unas tuberías perforadas de plástico de 11 cm de diámetro y 50 cm de longitud, colocadas verticalmente en el suelo. Resulta por tanto un sistema de riego sencillo de instalar, económico y potencialmente eficiente, por presentar todas las ventajas del riego subterráneo.

El objetivo principal de este trabajo es evaluar agronómicamente el nuevo sistema de riego por goteo subterráneo en un cultivo de olivar ecológico de la zona de Tabernas. Para ello se ha realizado un ensayo en campo durante dos años (campañas agrícolas 2005 y 2006) comparando el sistema de riego RA con un sistema de riego por goteo superficial, y con tres dosis de agua diferentes (100%, 80% y 60% de las necesidades de riego respectivamente). Constituyen por tanto seis tratamientos diferentes. Como se disponen tres repeticiones por tratamiento resultan un total de 18 unidades experimentales, que se distribuyeron de forma aleatoria en la parcela elegida para realizar el trabajo.

Las labores de cultivo, como poda, tratamientos fitosanitarios, abonado y laboreo,  fueron idénticas para todos los tratamientos. Al final de cada campaña agrícola se realizó la recolección manual de la aceituna de forma aislada para cada tratamiento y repetición. Posteriormente se realizaron diferentes análisis en laboratorio. Con los datos obtenidos se determinaron varios índices de producción, como son: producción de aceitunas, producción de aceite, acidez, masa 50 frutos, tamaño de frutos y productividad del agua de riego. Finalmente, con el objetivo de cuantificar el efecto de los factores método de riego y dosis de agua de riego sobre los índices de producción se realizaron diferentes análisis estadísticos.

Los resultados obtenidos en este trabajo muestran en primer lugar que el tamaño de los frutos se ve afectado tanto por la producción, como por la dosis de agua. A mayor producción los frutos presentan un menor tamaño. Al disminuir la dosis de agua de riego, el tamaño de los frutos también se reduce. Los riegos deficitarios originaron una disminución del tamaño del fruto, que llegó a ser hasta del 15 %  en el tratamiento más deficitario respecto al tratamiento testigo para la campaña 2005. En segundo lugar, la calidad del aceite, caracterizada por su acidez, fue muy buena y bastante parecida en todos los casos, no viéndose afectada, ni por el método de riego, ni por las dosis de agua. En tercer y último lugar, la producción de aceitunas se vio influenciada tanto por la dosis de agua, como por el método de riego. Las producciones obtenidas con las dos primeras dosis de agua para riego (100 % y 80 %) fueron muy parecidas. Sin embargo, en los tratamientos más deficitarios (60%) la producción fue bastante más pequeña. Estos resultados parecen indicar que la metodología empleada para el cálculo de las necesidades de riego fue relativamente conservadora, ya que sobreestimó dichas necesidades. A efectos prácticos, se ha comprobado que recortes de riego próximos al 20% no afectan significativamente a la producción. Además, se ha comprobado que el método de riego subterráneo RA mejora sustancialmente la eficiencia del uso del agua en comparación con un riego localizado superficial. Para unas mismas dosis de riego se han obtenido notables incrementos de producción con el uso de dicho método. Si el objetivo es conseguir un determinado nivel de producción el uso del sistema de riego RA permitiría un importante ahorro de agua. En el ensayo experimental se han alcanzado ahorros de agua próximos al 20%, cuando ambos sistemas se han manejado de la forma más eficiente posible.

Como conclusión final del trabajo experimental realizado cabe mencionar que los dos años completos de ensayos realizados permiten tener ya una idea suficientemente clara y contrastada con datos de campo del mejor comportamiento del sistema de riego subterráneo RA y de su mayor eficiencia en el uso del agua en comparación con un sistema de riego localizado superficial. La utilización de dicho sistema de riego en el cultivo de olivar contribuirá a preservar un elemento del medio natural, como es el agua, de vital importancia para el desarrollo de todos los seres vivos, y a conseguir uno de los objetivos básicos de la agricultura ecológica, como es la utilización eficiente de los recursos naturales.