La versión final de la base del nuevo Reglamento Ecológico es aprobada por el Consejo Europeo

Tras la aprobación formal del Consejo Europeo el pasado 22 de mayo, la última versión del texto que va a establecer los requisitos generales de la producción ecológica está ya lista para su publicación en junio.

Muchos han sido los cambios desde que se publicó el primer borrador de la propuesta de la Comisión Europea. En general, se han eliminado de la propuesta inicial cambios que podrían haber causado grandes perjuicios al desarrollo del sector, como la prohibición de las explotaciones mixtas, la eliminación de las reducciones del periodo de conversión o la imposibilidad de contar con excepciones en cuestiones como el uso de semillas y las operaciones en los animales entre otras. Ecovalia ha realizado un especial esfuerzo de seguimiento del proceso de elaboración y aprobación del nuevo texto, dada la gran importancia de este tema, revisando las sucesivas versiones e implicándose en los distintos foros a nivel nacional e internacional (como IFOAM-EU) para asegurar que la voz del sector ecológico español fuese tenida en cuenta.

El texto aprobado va a poner a prueba al sector ecológico con la incorporación de algunas novedades que no contribuyen a su desarrollo. Es especialmente preocupante para los países productores como España la falta de acuerdo que ha habido en este proceso para armonizar las actuaciones frente a los casos de residuos. Esto se ha traducido en la legalización de una situación injusta por no establecer un único sistema de actuación para todos los países, que incluso llega a ser diferente entre regiones de un mismo país. Según la nueva normativa esta situación se va a mantener como mínimo hasta 2025 plazo que se da la Comisión para preparar un informe sobre la situación y proponer una nueva legislación.

También es necesario resaltar que desconocemos aún el alcance final de algunas de las novedades que se han incorporado. La propuesta de certificación de grupos que pretendía igualar las condiciones dentro y fuera de la Unión Europea para los pequeños productores está aún por definir cuestiones como la proximidad geográfica de los miembros y el funcionamiento de los controles internos. Estos aspectos junto con otros también pendientes van a ser definidos en los actos delegados que se van a elaborar en los próximos meses por parte de la Comisión.

Es importante considerar positivamente qué se ha mejorado en el nuevo texto en comparación al actual reglamento. Los aspectos de refuerzo del cultivo ligado al suelo, la incorporación de la posibilidad de utilización de material heterogéneo para la reproducción de plantas lo que va a provocar el poder utilizar variedades locales en línea con los principios de producción orgánica y con otros reglamentos europeos que ya han sido aprobados y la claridad en aspectos como el alcance, el uso de suplementos en alimentación infantil para cumplir con la legislación general, la flexibilidad en el etiquetado sobre el origen de los ingredientes y la transparencia en el proceso de incorporación de nuevos insumos.

El texto base deberá implementarse a partir del 1 de enero de 2021.

Posteriormente se deberán desarrollar los requisitos específicos de producción y de control que serán los que finalmente terminen de definir el marco legal de la producción y etiquetado de los productos ecológicos.