La asociación profesional española de la producción ecológica

El proyecto RELACS propone la administración de digestatos como fertilizantes en los cultivos ecológicos

En la agricultura ecológica existe la necesidad de encontrar nuevas fuentes sostenibles para la aportación de nutrientes fundamentales, como puede ser el nitrógeno y el potasio. En el marco del proyecto RELACS, hemos contemplado la inclusión de los residuos alimentarios urbanos como un recurso de nutrientes alternativos en la agricultura ecológica y también como un cierre de ciclos mediante el recurso de la economía circular.

A través de la digestión anaeróbica de alimentos y residuos orgánicos en un sistema cerrado se producen fertilizantes (también conocidos como digestatos) y energía, este sistema cerrado evita al mismo tiempo la emisión de gases de efecto invernadero y minimiza las pérdidas de nutrientes como nitrógeno (N) y potasio (K). Además, el producto final tiene un contenido fertilizante nitrogenado superior al compost obtenido a través de la misma cantidad de residuos.

El Reglamento (CE) núm. 889/2008 de la UE autoriza el uso de diversos digestatos para la producción ecológica, tales como: excrementos líquidos de animales tras una fermentación controlada, mezcla fermentada de residuos domésticos, mezcla fermentada de materia vegetal, digestión de biogás que contiene subproductos animales co-digeridos con material de origen vegetal o animal.

En el marco del proyecto RELACS, hemos elaborado esta guía de recomendaciones prácticas, donde te ofrecemos algunos consejos prácticos para la administración de digestatos en los cultivos ecológicos, su almacenamientos y cuidados a tener en cuenta.

Si quieres más información sobre el proyecto, pincha aquí, o entra en contacto con nosotros directamente.

Este proyecto ha recibido fondos del Programa para la investigación e innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea en virtud del Acuerdo de Subvención Nº 773431.